Contáctanos

Un anillo de la NBA, una subasta y una inmensa fortuna: la guerra de los Bryant continúa cuatro años después de la muerte de Kobe

Anillo
De izquierda a derecha Michael Tabb (cuñado de Kobe Bryant) y su esposa Shaya Bryant (hermana de Kobe), con sus dos hijos. Tras ellos, Pamela y Joe Bryant. Al final, la hija de Michael y Shaya. La familia acudió a recoger un premio para deportistas negros en Las Vegas en mayo de 2022.ETHAN MILLER (GETTY IMAGES)

Pamela y Joe Bryant, distanciados de su hijo desde que se casó con Vanessa Bryant, han sacado a la venta por apenas 30.000 dólares el anillo de campeón que el jugador de baloncesto ganó y les regaló en el año 2000. El deportista, fallecido en 2020, ya les impidió vender su ‘memorabilia’ hace 11 años

Kobe Bryant y su hija Gianna, en un partido de baloncesto en Nueva York en diciembre de 2019.PAUL BERESWILL (GETTY IMAGES)

Durante su infancia, el chico vivió a la sombra del padre, un profesional del baloncesto reconvertido en entrenador y frustrado por el escaso recorrido de su carrera (para los años setenta y ochenta, cuando jugó, era un tipo demasiado alto, grandote, y no encajaba en las posiciones defensivas que entonces le marcaban). Por su trabajo, Joe Bryant vivió con su familia en Italia y Filadelfia (EE UU). Pero en cuanto vieron que el chico tenía oportunidades reales de seguir la senda paterna e incluso de superarla, se mudaron a Los Ángeles, donde olieron las posibilidades de una carrera deportiva y también comercial.

Era mediados de los noventa, Kobe era apenas un adolescente y sus padres le guiaban. En una entrevista de 1996 con Jay Leno, con Joe y Pam entre el público, el presentador bromeaba con aquel chaval de 17 años de 198 centímetros vestido de traje y corbata: “Ya no tendrás que cortar más el césped”. Él respondía: “Lo bueno es que ahora les doy una paga a mis padres”.

A partir de ahí llegaron los desencuentros, también públicamente. Vanessa Bryant empezó a llevar junto a su marido las riendas de su casa, sus finanzas y sus decisiones profesionales y personales. Y los padres del jugador fueron perdiendo poder. En un documental de 2015, el atleta reconocía que para él resultó “muy distinto tener a alguien tan cercano, después de estar acostumbrado a una crianza en aislamiento”, y que con su esposa había encontrado a alguien compatible, que veía el mundo de su misma manera.

Kobe y Vanessa Bryant, en los premios Oscar de 2018.KEVIN MAZUR (WIREIMAGE)

Ahora la historia vuelve a repetirse. El anillo de Bryant que le regaló a su padre ha salido a la venta en Goldin por apenas 33.000 dólares. La página de subastas explica que pesa 60 gramos, está hecho en oro de 14 kilates, con 40 diamantes y en la talla de Kobe, con varias palabras grabadas, como Lakers, Bryant y los números 8 y 2000. “Obtenido directamente de la familia Bryant, este anillo es único en su especie, y podemos confirmar que es el único que le dio Kobe a su padre. Viene con un certificado de autenticidad de Pam Bryant”, alega la web de la casa de subastas.

Se espera que su precio final supere el del vendido en 2019. Lo que se desconocen son los motivos de la venta: ¿necesidad de dinero por parte de los Bryant? ¿Venganza pública contra Vanessa? ¿Una manera de seguir en la palestra? Por parte de los seguidores del fallecido jugador les han llovido las críticas. Algunos incluso animan a Vanessa a participar en la subasta, hacerse con la joya y ponerla a buen recaudo. El 30 de marzo se cierra la puja. Ahí se conocerá el final de este penúltimo capítulo de la guerra de los Bryant.

發佈留言

發佈留言必須填寫的電子郵件地址不會公開。 必填欄位標示為 *