Contáctanos

La vida de los billetes en México: ¿cada cuánto cambian su diseño?

banxico

Aunque el alcance estético acapara la atención de muchos, lo cierto es que el ajuste de los trazos en el país tienen fines más allá de lo decorativo.

¿Por qué cambian los diseños de los billetes en México?

La renovación de los billetes se hacen con objetivos más allá de lo visual; el banco central sostiene que entre estas se encuentran:

  • Para mantener la seguridad de los billetes: con mayores medidas y elementos de seguridad que permitan una baja probabilidad de falsificación.
  • Satisfacer continuamente los requerimientos de los usuarios: con innovaciones tecnológicas en el diseño para personas con debilidad visual y ceguera.
  • Incrementar su durabilidad: durante su vida útil, los billetes están sujetos a un deterioro que puede ser severo, por lo que continuamente hay que reemplazarlos.

La seguridad es uno de los principales móviles para el cambio en una familia de billetes en el país. Sólo en 2021, Banxico reportó un incremento de 21 por ciento en la falsificación de billetes  de 50 pesos.

“El avance que en los últimos años ha tenido el desarrollo tecnológico de los equipos de reproducción gráfica digital, ha facilitado la producción ilegal de piezas que imitan billetes”, indicó.

Para imprimir un billete se requieren equipos, materiales y técnicas especiales, que mantengan la seguridad de los mismos.

Y para ponerlos en circulación, el Banxico echa mano de toda su red de distribución, que involucra seis cajas regionales –lo que se conoce como distribución primaria– y 44 unidades de corresponsales. El efectivo es enviado a través de aviones y camiones que son blindados para la protección del mismo.

¿Cada cuánto se cambia el diseño de un billete en México?

Antes de hacer cambios, Banxico analiza la percepción de la población respecto a la calidad de un billete; además, en colaboración con los bancos comerciales, se clasifican las divisas aptas para circular y las deterioradas.

En el análisis, el organismo también toma en cuenta los niveles de falsificación; así se determina si es necesario reforzar los niveles de seguridad o hace cambios en las denominaciones. En 2010, tras el incremento en los niveles de falsificación del billete de 50 pesos, Banxico mejoró los niveles de seguridad de dicha denominación.

Seguridad, punto clave en nuevas familias de billetes

”No existe un período estipulado para realizar el cambio de familia, el Banco de México toma esta decisión con base en la necesidad de incorporar características que fortalezcan la seguridad, durabilidad y funcionalidad de los billetes”, señala el propio banco.

Sin embargo, detalló que en la práctica internacional el tiempo transcurrido entre la emisión de una y otra familia es de entre 10 y 15 años.

En tanto, todo el proceso de diseño y fabricación de una nueva familia de billetes toma alrededor de ocho años, según las estimaciones del organismo.

¿Cuál fue la última familia de billetes emitida en México?

“Tiene como propósito mostrar los procesos históricos que han consolidado nuestra nación, constituyen nuestras raíces, nos dan identidad y son motivo de orgullo y unión de los mexicanos; además de destacar el hecho de que nuestro país es poseedor de una gran riqueza natural, que es la materia básica del desarrollo económico y social, cuya existencia nos confiere una gran responsabilidad como sus custodios, ya que será la herencia para las siguientes generaciones”, indicó el Banxico sobre el grupo de billetes.

Por ser la denominación con más demanda entre la población, el billete de 500 pesos fue el primero en ser emitido y se lanzó el 27 de agosto de 2018; después vino el de 200 pesos, que se emitió el 2 de septiembre de 2019; el de 100 pesos, el 12 de noviembre de 2020; el de mil pesos, el 19 de noviembre de 2020; el 24 de septiembre de 2021 (en conmemoraciones del Bicentenario de la Independencia) se emitió el billete de 20 pesos; mientras, el de 50 fue puesto en circulación el 28 de octubre de 2021.

Además, de ser necesario, el banco que gobierna Victoria Rodríguez Ceja analizará la posibilidad de emitir un billete de 2 mil pesos.

¿Qué pasa cuando retiran un billete de circulación?

A pesar de que un billete salga de circulación, estos mantienen su poder liberatorio; así es como puedes ver en el mercado distintos diseños de un mismo billete. Estos mantienen su valor; sin embargo, cuando se determina su retiro, los bancos comerciales comienzan a sacarlos del mercado.

De esta forma, cuando llegan a dichas instancias, se deben separar y entregar al Banxico, con el fin de que no vuelvan a estar a disposición del público.

Todo sobre los billetes y monedas en México

Actualmente están circulando en México 1.05 billones de pesos en valor del dinero que está en manos del público y en las cajas de los bancos, pero ¿cómo se hacen los billetes y monedas en México?

El billete de 20 pesos es el más utilizado, los billetes de 20, 50 y 100 pesos son de plástico, los de 200, 500 y 1,000 pesos de algodón, y que el costo de fabricar un billete en promedio es menor a un peso.

En 2014 se detectaron 65 piezas falsas por cada millón de billetes que hay en circulación, de todas las denominaciones. Banxico tiene seis billetes de diferente denominación. Los de 100, 200, 500 y 1,000 pesos.

Los billetes aunque estén rotos o incompletos, tienen valor salvo en tres casos: que tangan leyendas políticas, comerciales o religiosas.

EL PROCESO

Se debe conocer con anticipación la cantidad de billetes y monedas, para ello, el Banco de México toma en cuenta las denominaciones que se requieren en todo el país, la cantidad de billetes y monedas que el público prefiere usar en lugar de otros medios de pago (cheques, tarjetas de débito, etc.), los costos de fabricación, y la cantidad de billetes que deben ser reemplazados.
En el caso de las monedas, también resulta importante considerar el costo de los metales que se utilizan.

La información sobre la cantidad de billetes y monedas que se pondrán a circular cada año, se da a conocer oportunamente tanto a la Fábrica de Billetes del Banco de México como a la Casa de Moneda de México para que programen sus actividades.

El Banco de México distribuye los billetes y monedas a lo largo del país a través de oficinas propias y de algunos bancos comerciales. De igual forma, el retiro de los billetes y monedas de la circulación se realiza bajo el mismo esquema. Con dicho retiro, se cierra su ciclo de vida.

TODO SOBRE… LOS BILLETES

El Banco de México debe dificultar que los billetes puedan ser falsificados. En la fabricación de cualquier billete, se requieren equipos, materiales y técnicas sofisticados que no se encuentran en imprentas comerciales.

Además, sólo es posible producir billetes por especialistas y sólo es conveniente hacerlo en forma industrial. Los elementos de seguridad son las características de un billete que dificultan su falsificación.

¿CUÁL ES EL CICLO DE VIDA DE UN BILLETE?

Diseño. El diseño de un billete inicia con la selección de su tema principal. Personal especializado realiza una profunda investigación acerca de imágenes, obras de arte, vida y obra de personajes notables, monumentos, sitios geográficos, entre otros.

Esta investigación incluye la revisión de documentos históricos, la consulta de la bibliografía relevante, la visita a zonas arqueológicas y museos, así como la asesoría de especialistas. A partir de esta investigación, se eligen las imágenes y elementos del futuro billete.

Se desarrollan varias propuestas gráficas que consideran la protección contra falsificaciones y la facilidad para identificar el valor y manipular el nuevo billete. Las distintas propuestas de diseño se presentan a la Junta de Gobierno de Banco de México para que apruebe el definitivo.

MATERIAS PRIMAS

Una vez aprobado el diseño, se eligen las materias primas. Actualmente, las materias primas que se usan son el sustrato, material en el que se hacen los billetes, y las tintas de seguridad.
El sustrato puede ser de papel de algodón o polímero.

El sustrato debe cumplir con ciertas características de seguridad determinadas por el Banco de México, como por ejemplo, la marca de agua, los hilos de seguridad, las fibrillas y la ventana transparente.

Las tintas incluyen elementos de seguridad como magnetismo, fluorescencia y cambio de color. Las tintas son especialmente elaboradas para obtener la más alta calidad de impresión y resistencia.

Al igual que sucede con el sustrato, las tintas también deben superar varias pruebas de control de calidad como las de tiempo de secado, viscosidad y resistencia al frote. Con esta última prueba, se busca comprobar que las tintas no se desprendan fácilmente. Para verificar la calidad tanto del sustrato como de las tintas, se usa la prueba de resistencia a solventes comunes.

  • Impresión de los fondos
  • Impresión de los grabados
  • La numeración del billete
  • Su recubrimiento.

Cada una de ellas cuenta con un estricto control de calidad para asegurar una correcta impresión de los billetes.

Breve Historia del Billete Mexicano

El Banco de México inició sus funciones el 1 de septiembre de 1925, gracias a los esfuerzos presupuestales y de organización del entonces presidente de la República, Plutarco Elías Calles. Entre las funciones del recién fundado Banco Central estaban la emisión y la regulación de la circulación monetaria. Restaurar la confianza de los usuarios en el billete fue uno de los principales problemas que hubo de enfrentar el Banco de México al emitir sus primeras piezas de papel moneda, las cuales fueron, en un principio, de aceptación voluntaria para restaurar paulatinamente el uso y la confianza pública en este medio de pago.

Los primeros billetes del Banco de México fueron impresos por American Bank Note Company de Nueva York (ABNC), en un tamaño de 180 x 83 mm. Esta primera serie (1925-1934) está compuesta por billetes de 5, 10, 20, 50, 100, 500 y 1000 pesos.

Posteriormente, de 1936 a 1942, se emitió una segunda serie, transitoria, también fabricada por la casa neoyorquina, pero de un tamaño más reducido (157 x 67 mm.); los billetes de 5 y 10 pesos de esta serie conservaron los diseños anteriores, mientras que en los de 50 y 100 pesos se adoptaron nuevos diseños en donde aparecieron por vez primera en las emisiones del Banco de México, las figuras de nuestros próceres.

Paralelamente a la serie anterior, se puso en circulación una tercera serie (1936-1978), igualmente impresa por ABNC. Las denominaciones emitidas fueron las de 1, 5, 10, 20, 50, 100, 500, 1000 y 10000 pesos. La novedad de esta serie fue la inclusión del billete de 1 peso, que es el único de esta denominación que ha emitido el Banco de México en toda su historia.

En 1969, se abre un nuevo capítulo en la historia del billete mexicano, ya que en ese año inició sus actividades la Fábrica de Billetes del Banco de México. Así, surgió una nueva generación de billetes mexicanos, hecha con el respaldo tecnológico más avanzado de su momento y conforme a diseños,iconografía y concepciones distintas a las prevalecientes hasta entonces. Esta cuarta serie (1969-1991), primera de fabricación nacional y conocida como Tipo A, estuvo integrada por billetes de 5, 10, 20, 50, 100, 500, 1000, 2000, 5000, 10000, 20000, 50000 y 100000 pesos.

Con el objetivo de simplificar el manejo de cantidades en moneda nacional, por decreto del 18 de junio de 1992, se creó una nueva unidad del Sistema Monetario de los Estados Unidos Mexicanos, equivalente a mil pesos de la unidad anterior. Para distinguirla de la anterior unidad monetaria a la nueva unidad se le antepuso, transitoriamente, el adjetivo “nuevo” el cual se eliminó a partir de 1996. El Banco de México emitió, durante 1992, una nueva serie de billetes en las denominaciones de 10, 20, 50 y 100 en los que aparece el adjetivo “nuevo” antepuesto al nombre de la unidad. Estos billetes,conocidos como Billetes Tipo B, se caracterizan por conservar el diseño de los billetes anteriores.

A finales de ese mismo año se inició la impresión de otra serie de billetes, también con la leyenda “nuevos pesos”, pero con nuevos diseños. Esta serie está integrada por los billetes de 10, 20, 50, 100, 200 y 500, de los cuales los tres primeros miden 129 x 66 mm. y los tres últimos 155 x 66 mm. A estos billetes se les conoce como Billetes Tipo C.

Para concluir este proceso, se eliminó el adjetivo “nuevo” en la denominación de la última serie de billetes emitidos por el Banco de México (de 1994 a 2001). Esta serie conserva los mismos diseños de la anterior, pero ya no se antepone el adjetivo “nuevos” al nombre de la unidad. Existen billetes de 10, 20, 50, 100, 200 y 500 pesos, con las características antes señaladas y se conocen como Billetes Tipo D.

Posteriormente, en octubre de 2001 se puso en circulación una nueva emisión de billetes (conocida como Billetes Tipo D1) que conserva los mismos diseños pero incorpora nuevos elementos de seguridad, ademós de los ya existentes. Esta emisión se sumó a los billetes en circulación en las denominaciones de 50, 100, 200 y 500 pesos.

A partir del 30 de septiembre de 2002, se pusieron en circulación billetes de 20 pesos impresos en polímero en lugar de papel. El polímero, por ser un material más durable, se incorporó en estos billetes de baja denominación, ya que son los que se deterioran con mayor rapidez. Estos billetes también se elaboran en la Fábrica de Billetes del Banco de México y, en apariencia, son similares a los de papel, pero cuentan con una característica distintiva de seguridad: una ventana transparente.

El 15 de noviembre de 2004 se puso en circulación el billete de papel de 1000 pesos correspondiente al Tipo D1, con el propósito de facilitar al público la realización de algunas transacciones en efectivo.

A partir de noviembre de 2006 se inició la emisión de la familia de billetes Tipo F. la cual presenta cambios en los elementos de seguridad, en los colores y tamaños. Cada denominación es de un color diferente para que el público pueda diferenciarlos fácilmente. Los billetes son de tamaño distinto para ayudar a los invidentes a identificar las diferentes denominaciones; todos miden 66 mm de ancho y varían en el largo. El billete de más baja denominación (20 pesos) es el más pequeño con 120 mm, y el de más alta (1,000 pesos) es el más largo con 155 mm.

Entre cada una de las seis denominaciones (20, 50, 100, 200, 500 y 1,000) se mantiene una diferencia de 7 mm. Los billetes de 20 y 50 pesos se imprimen en polímero mientras que el resto se imprime en papel de algodón.

A partir del día 6 de mayo de 2013, el Banco de México puso en circulación un nuevo billete de 50 pesos que incorpora elementos de seguridad novedosos realizados con la más avanzada tecnología y otras variantes respecto del billete de la familia F de la misma denominación. Este nuevo billete, al igual que su antecesor, está impreso en sustrato de polímero; su color predominante es el magenta, tiene las mismas dimensiones: 66 mm de alto por 127 mm de largo, y conserva como motivo principal en el anverso la efigie de José María Morelos y Pavón. Este nuevo billete es de la familia F1 debido a que es una variante del billete F.

Dentro de la familia F de billetes también se encuentran billetes de emisión única. Se trata del billete de cien pesos, conmemorativo del centenario del inicio de la Revolución Mexicana (impreso en polímero); del billete de 200 pesos, conmemorativo del bicentenario del inicio de la Independencia de México (impreso en papel de algodón), y del billete de 100 pesos conmemorativo del centenario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos del 5 de febrero de 1917.

Estos billetes son de curso legal y no sustituyen a las denominaciones comunes de 100 y 200 pesos. Conforme se vayan deteriorando, los billetes conmemorativos se irán retirando de la circulación. El hecho de haber emitido pocas piezas es una invitación al público para conservarlos por su excelente diseño y calidad.

El 27 de agosto de 2018, se puso en circulación el billete de 500 pesos de la familia G, el primero de una nueva familia de billetes con mejoras en sus características de seguridad, funcionalidad y durabilidad. Los motivos temáticos representados en los diseños aludirán a los procesos históricos que nos han definido como nación, y por primera vez, enfatizarán la riqueza natural que se encuentra distribuida a lo largo del territorio nacional.

En los anversos, en cada denominación se representará uno de los siguientes procesos históricos: el México Antiguo, la Colonia, la Independencia, la Reforma y la Restauración dela República, la Revolución y el México Contemporáneo. En los reversos, se plasmarán los seis ecosistemas más representativos de nuestra geografía: ríos y lagos, bosques templados, selvas secas, matorrales y desiertos, costas, mares e islas, y selvas húmedas, a través de sitios reconocidos en la lista del “Patrimonio Mundial” de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

También en el reverso de cada billete de la familia G habrá un elemento de fauna y flora identificado con cada uno de los seis ecosistemas. Los billetes dde la familia G miden 65 mm de ancho y tienen una variación de 7 mm de longitud entre una y otra denominación consecutiva. El billete de 200 pesos mide 139 mm de largo, el de 500 pesos mide 146 mm, y el de 1,000 pesos mide 153 mm; los tres se imprimen en papel de algodón. El billete de 100 pesos mide 132 mm y el de 50 pesos mide 125 mm; estos dos se imprimen en polímero.

Dentro de la familia G de billetes también se encuentra un billete de emisión única. Se trata del billete de 20 pesos, conmemorativo del bicentenario de la Consumación de la Independencia Nacional (impreso en polímero). Este billete mide 120 mm y es de curso legal.

發佈留言

發佈留言必須填寫的電子郵件地址不會公開。 必填欄位標示為 *